Menú Superior

Psicología

Existe una amplia cantidad de enfoques y formas de trabajo terapéutico conocidos bajo el nombre de Psicoterapia, incluyendo diversas teorías, métodos y técnicas que buscan promover un estado de salud y bienestar en la persona que consulta. Sin embargo, dichos enfoques varían bastante en su manera de aproximarse a explicar qué es la mente, cuáles son sus características y qué significa estar bien y vivir sanamente desde un punto de vista psicológico.Desde nuestra visión, al explicar qué es la psicología y por qué debiéramos preocuparnos por nuestra salud mental, asumimos desde un principio que la mente es un proceso vivo y lleno de matices, que requiere de nuestro cuidado y atención, pues implica permanentes desarrollos y cambios, mediante el despliegue de emociones, ideas, expectativas, reacciones y recuerdos, entre muchos otros elementos de vital importancia para la vida. Paulatinamente, el mundo de nuestros pensamientos y de nuestro sentir va configurando nuestra historia y nos entrega una identidad como personas, en un espacio mental propio y compartido que transcurre día a día, en nuestro cuerpo y en nuestras interacciones con otros.Afortunadamente hoy, en forma paulatina, estamos dejando de preocuparnos exclusivamente por nuestra salud física, y estamos poniendo mayor atención a nuestra salud mental, dando  valor a llevar una vida emocionalmente saludable, integrando cuerpo y mente en nuestra vivencia. Sin embargo, ocurre que en general no hemos sido instruidos en formas concretas, eficaces y realistas de conocernos a nosotros mismos para decidir qué es lo que necesitamos en términos de salud mental. Por lo que nuestra vida psicológica sigue su curso, seguimos viviendo y reaccionando a lo que ocurre, y en muchas ocasiones estamos pasando por una experiencia emocional o alguna reacción, pero sin darnos cuenta completamente de ello o sin saber explicar bien por qué. Esto último puede conllevar una experiencia de malestar, decaimiento, descontento, estrés, preocupación, entre otras situaciones.

Esta sensación de dificultad puede ser vivida como una señal, como un aviso de la necesidad de alivio y de una mayor conciencia de los diferentes aspectos de lo que se vive, y que es generalmente el motivo de consultar por psicoterapia.

Así, este tratamiento apunta a que cada paciente aprenda a mirarse a sí mismo de una forma más completa y comprensiva. El psicoterapeuta acompaña, guía y facilita una mayor capacidad de mirarse a uno mismo, para promover un proceso de cambio orientado hacia una mayor salud y calidad de vida, en base a las necesidades personales de quien consulta. Sanar, por lo tanto, consiste en lograr un mayor grado de conocimiento y aceptación de sí, una cierta paz interior y una sensación de bienestar que permita llevar las distintas tareas de la vida de forma armoniosa, en equilibrio entre uno mismo y el entorno.

Existen distintas causas específicas para pedir ayuda psicológica, dependiendo de la edad de quien consulta y del momento de la vida en que éste se encuentre. En el caso de los adultos, pueden presentarse problemáticas tales como  depresión,  crisis de pánico, dificultades en la relación con otros, o el difícil tránsito de haber perdido a algún ser querido, hasta necesidades puntuales como aprender a relajarse o reflexionar sobre interrogantes acerca del sentido de la vida. En el caso de los niños y adolescentes, por otro lado, también podemos encontrar dificultades a nivel del ánimo, así como problemas conductuales, atencionales y de adaptación al entorno, que suelen ser reflejo de alguna dificultad interna o familiar por la que el niño o niña está pasando.

En todos los casos, la sanación se basa en que la persona logre identificar y desplegar sus propias capacidades, siendo capaz de reconocer el valor de ser auténticamente tal cual es, estando en paz consigo misma.

Vivimos en un mundo rápido que demanda respuestas inmediatas y soluciones eficientes, que nos pide altas inversiones de energía a cambio de recompensas materiales o de reconocimiento social. Sin embargo, como trasfondo de toda esa experiencia, nuestro organismo requiere un espacio abierto y honesto en el que seamos nosotros quienes decidamos y optemos por el mejor camino para nuestras vidas, con plena libertad. Así, la psicoterapia apunta a constituirse en un espacio de facilitación para el desarrollo de una mayor conciencia de lo que la vida nos pone en frente. Nos ayuda a desarrollar una mirada más amplia para enfocar cada desafío que aparece, incitándonos a que nos reconozcamos a nosotros mismos como los actores y autores principales de la historia de nuestras vidas.

 

VALOR DE LA CONSULTA PSICOLÓGICA: $ 30.000 – $35.000