Menú Superior

MEDICINA BIORREGULADORA

Medicina Biorreguladora (medicina biológica u homotoxicología)

FractalLa Medicina Biorreguladora,  es una disciplina médica que utiliza medicamentos en microdosis con el fin de estimular de manera fisiológica la propia capacidad curativa que tiene nuestro organismo, logrando así un tratamiento más natural de las enfermedades y la mantención de un estado de salud y bienestar. En Chile se utilizan casi indistintamente los términos Medicina Biorreguladora, Medicina Biológica Alemana y Homotoxicología para referirse al mismo concepto médico, si bien en los últimos años se ha preferido usar el término Medicina Biorreguladora, por representar de mejor manera el espíritu de la terapia.

En Medicina Biorreguladora ocupamos combinaciones de medicamentos homeopáticos y fitoterápicos, que promueven  una desintoxicación, estimulan una respuesta inmunológica adecuada y fortalecen el funcionamiento de órganos y sistemas específicos.

Los Medicamentos Biorreguladores actúan fortaleciendo los propios sistemas de eliminación de sustancias nocivas. Estimulan el proceso de drenaje en órganos especializados en esta función, detoxificación también el medioambiente celular, conocido como la matrix extracelular. Así se logra  una “limpieza” más profunda, que facilita el proceso de restitución del estado de salud. Este drenaje y detoxificación constituyen un primer paso fundamental para restablecer el equilibrio fisiológico interno y para potenciar los propios mecanismos curativos que tiene nuestra naturaleza.

A sí mismo, mediante medicamentos homeopatizados específicos, se logra promover cambios inmunológicos significativos, estimulando una respuesta adecuada del propio sistema de defensas, y a través de éste, mejorando la respuesta global contra la enfermedad.

Al igual que en la homeopatía clásica, los medicamentos biorreguladores son compuestos que además de ser naturales, se encuentran muy diluidos. Es por esto en su inmensa mayoría no presentan efectos deletéreos en la salud.

Con los avances en inmunología se ha comprobado que, al menos parte del efecto terapéutico de estos medicamentos se ejerce directamente  a nivel  del sistema inmunológico. Las células del sistema inmune captan las moléculas del medicamento biorregulador  y son estas mismas células las que generan una respuesta benéfica  para el organismo. Es decir, son nuestras propias células las que promueven la mejoría. Es por esta razón que un tratamiento biorregulador es mucho más equilibrado y natural, pues es nuestra propia biología (“Bio”) quien actúa equilibrando (“Regulador”) un desbalance que puede haber alterado la fisiología interna. Esto modo de acción  se denomina “Mecanismo de Asistencia Inmunológica”, en donde el medicamento promueve la acción reguladora de nuestras propias defensas. Dicho de otra manera, la Medicina Biorreguladora facilita y guía al cuerpo a través de sus propios sistemas, para recuperar y mantener un estado de salud y bienestar.

En contraste, y para graficar las diferencias, la medicina convencional trata la mayoría de las patologías a través de medicamentos químicos sintéticos, que actúan de manera impositiva (y no facilitadora) sobre las células. Este tipo de fármacos bioquímicos ejercen por sí mismos una acción en nuestro organismo, independiente de lo que nuestro cuerpo quiera o no quiera hacer. Estos medicamentos convencionales no  buscan regular ni equilibrar alteraciones de fondo, sino que más bien persiguen tratar los síntomas, bloqueando una expresión fisiológica determinada. Es por esto que los fármacos tradicionales habitualmente son medicamentos “Anti”: anti-inflamatorios, anti-bióticos, anti-alérgicos, anti-jaquecosos, anti-ácidos, anti-espasmódicos, etc. Esto quiere decir que se contraponen a una manifestación del organismo, bloqueando un proceso sintomático, pero no necesariamente colaboran en la resolución real del problema.

Todas las enfermedades y procesos patológicos se pueden abordar desde el enfoque y  tratamiento biorregulador. Esto es así pues la terapia biorreguladora promueve la desintoxicación de los tejidos, colabora con el sistema inmunológico regulando los procesos inflamatorios y restablece el funcionamiento celular. En todas las enfermedades existe un proceso inmunológico basal y la medicina biorreguladora puede ser un gran herramienta, ya sea como tratamiento único o complementario. Enfermedades agudas (como infecciones, dolores, cefaleas, etc.) y crónicas (como alteraciones metabólicas, cardiovasculares o enfermedades degenerativas) pueden ser tratadas desde este enfoque biológico e integrativo de la salud.

VALOR DE LA CONSULTA MÉDICA: $ 40.000 – $45.000