Menú Superior

Medicina Funcional: ¿La Medicina del Futuro? – parte 2

medicina funcional casafen

Parte 2: ¿Qué es la Medicina Funcional?

Como vimos en la 1° parte del artículo de Medicina Funcional, las enfermedades crónicas son una de las temáticas en las que estamos más atrasados hoy en día en salud y en medicina. Esto se debe básicamente a que las causas de las enfermedades no se han logrado solucionar con el paradigma médico convencional. Últimamente han surgido una serie de nuevos enfoques médicos para intentar dar solución a la epidemia de enfermedades crónicas, que amenaza con acabar con la economía y los recursos del sistema sanitario mundial, según los últimos reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Medicina Funcional es una evolución en la práctica de la medicina que cubre mejor las necesidades de atención médica en el siglo XXI. Es un modelo de Medicina Integrativa creado hace más de 20 años en los EEUU. que no se centra en la enfermedad, sino en el paciente como un todo. Este nuevo enfoque de la medicina, no se contrapone con la medicina convencional, por el contrario, se puede integrar perfectamente para conseguir mejores resultados.

Por esto, cada vez más hay pediatras, médicos familiares y generales, internistas, neurólogos, nutricionistas, etc., que se han formado en Medicina Funcional o están en proceso de formación.

La Medicina Funcional integra la Medicina Occidental o tradicional con la Medicina Integrativa y  la Medicina del Estilo Vida, utilizando sus herramientas siempre y cuando tengan respaldo científico.

Utiliza exámenes de laboratorio y técnicas diagnósticas en caso de ser necesario. Además trabaja muy ligada con la Medicina Traslacional, que lleva la ciencia más vanguardista al paciente si es que la intervención es efectiva y segura.

Dentro de sus herramientas terapéuticas están la nutriterapia, el uso de suplementos, fitoterapia,  técnicas para el manejo del estrés, programas de cambio de hábitos y estilos de vida saludables (alimentación, ejercicio físico, buen dormir, manejo del estrés, relaciones interpersonales, etc.), programas detox, cronoterapia, entre otros.

Al momento de evaluar un paciente, la Medicina Funcional toma en cuenta sus aspectos genéticos, fisiológicos, antecedentes médicos personales y familiares, estilos de vidas, factores internos (cuerpo, mente, emoción y espíritu) y externos (entorno físico y social).

En la Medicina Funcional no hay un tratamiento único, sino múltiples opciones según las necesidades individuales de cada paciente. Se trabaja con la motivación y el compromiso de quien busca una solución para sus problemas de salud, poniendo especial énfasis en la importancia de los cambios de estilos de vida. El consultante debe ser activo y actuar como socio con el médico para obtener buenos resultados terapéuticos.

Si se modifican los estilos de vida, podemos restaurar el balance en nuestro organismo y de esta forma influir positivamente en nuestro patrón de salud o enfermedad.

Para ejemplificar cómo trabaja la Medicina Funcional, se propone la imagen de un árbol en que los síntomas de la enfermedad corresponden a las ramas (ej. dolor de cabeza, falta de energía, problemas menstruales, diarrea, alergias, etc.). Habitualmente cada uno de ellos sería tratado de manera individual y aislado por diferentes especialistas, los cuales indicarían medicamentos para tratar los síntomas pero no las causas que los producen, por lo que muchos de éstos síntomas podrían regresar al retirar el medicamento.

arbol medicina funcional

Debajo del árbol están las raíces que lo nutren y lo alimentan. Dependiendo de la calidad del terreno y del agua que reciba, el árbol crecerá más o menos fuerte y sus ramas estarán más o menos saludables. Como se muestra en la figura, al tener una dieta alta en azúcares y lácteos, se predispone a la aparición síntomas o enfermedades (conjunto de síntomas agrupados bajo una misma categoría).  Para mejorar la salud de las ramas (los síntomas) y llevarlas al equilibrio nuevamente, se tendrá  que trabajar en las raíces, en el terreno, y es ahí donde trabaja la Medicina Funcional con sus diferentes herramientas, teniendo siempre como base los estilos de vidas (alimentación, ejercicio físico, buen dormir, manejo del estrés, etc.).

Para comprender realmente un organismo no basta con estudiar por separado sus partes, sino que debemos considerar el funcionamiento integrado de todos sus sistemas. Esta es la base de la Medicina Funcional y lo que se conoce como “biología de sistemas”. Sin embargo, esto que puede parecer una obviedad no se refleja en nuestra medicina convencional, donde se sigue aplicando un enfoque reduccionista, mecanicista y lineal a la hora de prevenir y tratar las enfermedades complejas y “crónicas” (cáncer, diabetes, alzheimer, enfermedades autoinmunes, coronarias, etc.).

La enfermedad es un problema del sistema y, por lo tanto, debemos tratar el sistema no sólo el síntoma; debemos tratar la causa, no sólo la enfermedad.

Estar realmente sano es como escuchar una buena orquesta, todos los instrumentos suenan bien y están sincronizados. Igualmente, todas las partes de nuestra biología y código genético interactúan entre sí y con el medio ambiente (especialmente con lo que uno come). Si todo funciona bien el resultado es salud y bienestar.

Dr. Carlos Rau Moreno
Medicina Interna Integrativa

 

 

Bibliografía

  1. Instituto de Medicina Funcional de EEUU.    www.ifm.org
  2. Organización Mundial de la Salud.    http://www.who.int/ncds/en/
  3. Putting the Patient Back Together – Social Medicine, Network Medicine, and the Limits of Reductionism. N Engl J Med. 2017 Dec 21;377(25):2493-2499.
  4. Systems biology: An emerging strategy for discovering novel pathogenetic mechanisms that promote cardiovascular disease. Glob Cardiol Sci Pract. 2016 Sep 30;2016(3):e201627.
  5. Network medicine: a network-based approach to human disease. Nat Rev Genet. 2011 Jan;12(1):56-68.
  6. Interactome networks and human disease. Cell. 2011 Mar 18;144(6):986-98.
  7. Molecular networks as sensors and drivers of common human diseases. Nature. 2009 Sep 10;461(7261):218-23.
  8. Translational disease interpretation with molecular networks. Genome Biol. 2009;10(6):221.
  9. The origin of diseases: musings on ecology and the evolution of medical ideas. Altern Ther Health Med. 2007 Mar-Apr;13(2):10-3.
  10. Integrative medicine and the future of medical practice. Altern Ther Health Med. 2006 Mar-Apr;12(2):14-5.
  11. Paradigm shift: the end of “normal science” in medicine understanding function in nutrition, health, and disease. Altern Ther Health Med. 2004 Sep-Oct;10(5):10-5, 90-4.

 

 

 

 

, ,