Menú Superior

Equilibrio: ¿Qué significa?

equilibrio

Equilibrio: ¿Qué significa?

 

Mucho hablamos de lograr equilibrio para tener salud. Pero ¿Qué significa eso exactamente? Significa darle espacios proporcionales a actividades diferentes en nuestra vida.  Significa mirar nuestro entorno, añadir lo que falta y quitar lo que sobra.

Me gusta definir la medicina china como la medicina del sentido común. ¿Trabaja 8 horas sentado?  Vaya caminando o en bicicleta a su oficina. Ejercítese, baile en la semana. ¿Trabaja acarreando cajones de fruta? Descanse todo lo que pueda al llegar a casa.  ¿Su quehacer es solitario, aislado, creando, sumido en su propio mundo?  Salga de vez en cuando a estar con más gente.  ¿Su actividad principal del día consiste en atender público, tratar con personas  y lidiar con ellas? Busque momentos de soledad y silencio con frecuencia.  ¿Ya se siente satisfecho cuando va en la mitad del plato de fondo?  Deje lo que resta para después.  ¿Va en el postre y siente que su almuerzo aún no logra reponer las fuerzas que gastó en la maratón?  Añádale una buena dosis de proteínas y se acabó el problema.   Es pleno invierno en Santiago, la mínima es de -1°C y usted insiste en desayunar jugo verde de manzana apio y algún otro vegetal acompañado de pan de masa madre frío con miel?  No….mejor  tómese un buen café caliente con un plato de avena calentito con frutos secos e inicie el día con una dosis extra de energía yang, productora de calor interno. Ejemplos podemos dar muchos, pero la idea de fondo se entiende.

Si uno lo piensa bien, estas sencillas maneras de equilibrarse exigen de nosotros mismos algo muy importante: atención a las necesidades reales del cuerpo. Porque en efecto, a todos nos pasa que nos desconectamos de lo que realmente necesitamos y terminamos trabajando más de lo debido, comiendo más de lo necesario y estando permanentemente “para afuera”, respondiendo a las innumerables exigencias sociales.

Propongo que nos estemos “escaneando” permanentemente y haciéndonos preguntas cruciales en todo esto: ¿Qué es lo que realmente necesito para estar bien?  ¿Qué es lo que realmente quiero hacer? Para responder esto, uno necesita hacer un espacio vacío alrededor, donde las demandas, exigencias, expectativas y prejuicios  de los demás queden, al menos por un rato, en pausa. Pregúntese a sí mismo, pregúntele al cuerpo y sepa escuchar. Él nunca miente.

Lograr el equilibrio no es difícil.  Sólo requiere atención plena. Y decisión.

 

Lucas Estrella

Magister en Medicina China, mención Acupuntura.

Casa Fen / Centro Shendao

centroshendao@gmail.com